El modelo de toda una generación


Neo Metrics, compañía gijonesa de soluciones de inteligencia avanzada, es elegida por los jóvenes empresarios del país como la mejor en el campo de la innovación

«Es toda una ilusión y un ejemplo para las nuevas generaciones. Pueden ver que el dicho de “querer es poder” es real». Quien habla cargado de orgullo es el catedrático de Álgebra de la Universidad de Oviedo Santos González. Y de quien habla es de la empresa Neo Metrics, fundada por uno de sus antiguos alumnos y becarios: José Luis Flórez. El orgullo con el que el profesor habla de sus alumnos más aventajados es comprensible. No es para menos teniendo en cuenta que la empresa fundada por Flórez (Oviedo, 1973) junto con otros tres compañeros, con los que compartió época de becario en Cajastur, se ha convertido en cinco años en líder del sector a nivel nacional y una referencia que hay que tener muy encuentra en el ámbito nacional.

Esta trayectoria ha permitido a Neo Metrics ir recolectando algunos de los premios más importantes. Y todo por utilizar la matemática para crear empleo. Aunque los dos últimos, como el premio nacional «Joven Empresario 2008» de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (entregado por los Príncipes de Asturias) y el premio nacional «ANCES», se los ha llevado por su apuesta por la innovación. «Es una aldabonazo a nuestra trayectoria. Hasta ahora los premios que nos habían dado se centraban en la evolución de la empresa, por su espíritu emprendedor o por cuestiones más técnicas, no por la innovación», explicaba ayer en conversación telefónica con LA NUEVA ESPAÑA José Luis Flórez. Estos dos galardones sirven para poner en valor el esfuerzo material que Neo Metrics invierte en innovación: el 15 por ciento de su facturación y de su plantilla. Una apuesta en la que pesa tanto la convicción como la supervivencia de la empresa. Porque una firma como Neo Metrics que, mediante modelos matemáticos y procesos informáticos, permite a las empresas tomar decisiones a partir del análisis de los datos que genera la propia empresa (clientes, situación económica…) o del comportamiento de sus competidores, no puede emborracharse de éxito. O innovación, o muerte. «Para nosotros innovar no es una estrategia de negocio, es una necesidad, una obligación», reconoce Flórez.

Más en: El modelo de toda una generación