Estudiantes de toda España plantan cara al Plan Bolonia


Desde hace semanas en numerosas universidades españolas ya se dejan sentir las primeras movilizaciones contra el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y su aplicación a través del conocido Plan Bolonia. Asambleas, charlas, puestos informativos, y encierros han sido los preparativos para las distintas jornadas de huelga estudiantil que han recorrido toda España.

El Sindicato de Estudiantes, una de las asociaciones más importantes de toda España, convocaba una huelga general el pasado 13 de noviembre como muestra de su rechazo hacia la nueva Selectividad, el Plan Bolonia y la reciente reforma de la Formación Profesional. Según cifras del sindicato, el seguimiento ha sido de un 90% a partir de 3º de la ESO en los institutos públicos y un 75% en la universidad pública en más de 60 concentraciones. La manifestación más numerosa fue la de Barcelona con 70.000 estudiantes y profesores, ya que en Catalunya USTEC y CGT también convocaban huelga de profesores en colegios e institutos.

 

Sólo en Madrid, se dieron cita unos 10.000 universitarios, según fuentes policiales -50.000, según los organizadores de la protesta-, que marcharon desde la plaza de Colón hasta el Ministerio de Educación con una pancarta bajo el lema de “En defensa de la Educación Pública. Que la crisis la paguen los capitalistas”. La Asamblea de Estudiantes Contra Bolonia de Madrid, en coordinación con el resto de asambleas a lo largo del Estado, convocó esta huelga como punto de partida del curso político 2008-2009, “durante el que se explotarán todos los recursos que sean necesarios para conseguir parar la reforma educativa europea más importante en décadas”. La manifestación estaba encabezada por estudiantes disfrazados de cartas de póker bajo el lema: “No a Bolonia” y una gran pancarta denunciando la nueva Ley universitaria que se implantará en el curso 2009/2010.

 

En otras ciudades, como Valencia se dieron cita miles de estudiantes de las universidades valencianas -15.000 según la organización y 3.000 según fuentes de la Policía Local- ya que, según han expresado, Bolonia constituye una reforma “orientada a lo que demanda el mercado que encarece los estudios y que aboca al alumno a una jornada de trabajo de 40 horas semanales, a tiempo completo sin permitirle compatibilizar la vida académica con la laboral”. La protesta, que ha incluido también una jornada de huelga, ha sido convocada por el Foro de Estudiantes Europeos y en Valencia ha sido impulsada por el Sindicat d’Estudiants dels Paisos Catalans, las asambleas de Estudiantes de la Universitat de Valencia, así como algunos colectivos sociales y sindicales. Los universitarios salieron a las 12.000 horas de la Facultad de Geografía e Historia tras una pancarta en la que se podía leer “Aturem Bolonia”. Lo mismo ocurría en otras zonas del país como Navarra, Burgos o Logroño entre otras muchas.

 

Rechazo informático

 

El rechazo a Bolonia, patente en diferentes ámbitos universitarios, ha sido noticia también entre los ingenieros informáticos que ejercieron su derecho a huelga el pasado 19 de noviembre para pedir al Ministerio de Ciencia la elaboración de una ficha de directrices específicas, incluir en la transposición de la directiva europea de servicios las profesiones de Ingeniero Técnico y de Ingeniero en Informática y llevar al Parlamento una ley que regule las atribuciones profesionales. Por su parte, la Conferencia de Decanos y Directores de Informática (CODDI) ha querido destacar que “esto no significa que las titulaciones de Ingeniería Informática desaparezcan; de hecho ya existen en la actualidad nuevos grados oficiales adaptados a este RD con la denominación Graduado/a en Ingeniería Informática y en estos días hay un número significativo de universidades presentando grados con la misma denominación para su verificación”. También se ha mostrado en contra de las afirmaciones sobre la pérdida de validez oficial ya que “según establece el Real Decreto, mantendrán todos sus efectos académicos y, en su caso, profesionales”. Por último, el CODDI ha explicado que “es erróneo pensar que el nuevo sistema de titulaciones reste efectividad profesional a los nuevos títulos de Informática con respecto a los actuales, habida cuenta que la Ingeniería Informática nunca ha estado regulada”.

 

Según la Conferencia, “el problema de la Ingeniería Informática tiene que ver precisamente con su falta de regulación y con el trato diferenciado a sus planes de estudio en comparación con las otras ingenierías para las cuales se exige un marco de referencia de obligado cumplimiento”. En este sentido, “las aplicaciones de la informática en la España actual se encuentran en todos los ámbitos y aspectos: telecomunicaciones, defensa, aviación civil, transporte terrestre, transporte marítimo, sistemas industriales, energía, medicina y salud, etc., todos ellos pertenecientes a profesiones reguladas cuyas tecnologías incorporan cada vez más sistemas informatizados. Sin embargo, esa parte informática de su desarrollo tecnológico, tan vital y crítica en esos campos de cuyos fallos no sólo pueden resultar pérdidas económicas sino también de vidas humanas, no esta regulada y por tanto no se asegura que el profesional responsable de su ejecución tenga la formación adecuada, que es la de Ingeniero Técnico e Ingeniero en Informática”.

Más información en: Estudiantes de toda España plantan cara al Plan Bolonia