El COIIPA, en la segunda edición de los Premios Nacionales de Ingeniería Informática


El Colegio Oficial de Ingenieros en Informática del Principado de Asturias ha estado representado en la segunda edición de los Premios Nacionales de Ingeniería Informática. Este evento, organizado por el Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática, sirvió para reconocer a personas e instituciones relacionadas con nuestra profesión. La sede de la Real Academia de Ingeniería fue el escenario.

En el evento estuvieron presentes la decana, Irene Cid, el vicedecano, José García Fanjul, el tesorero Modesto Álvarez y el colegiado Javier Vázquez, todos ellos integrantes de la organización del evento.

Además, José María Álvarez, colegiado de COIIPA, fue uno de los galardonados en la presente edición, al formar parte del Proyecto IVERES de RTVE, que recibió el premio en la modalidad ‘Proyecto público’.

En la imagen, los cuatro representantes del Principado posan con Chema Alonso, galardonado en la categoría ‘Divulgación digital’.

COIIPA y CITIPA lanzan el curso ‘Creación de aplicaciones 3D y a la Realidad Virtual con Unreal Engine’


Los Colegios Profesionales de Ingeniería Informática de Asturias, COIIPA y CITIPA, en colaboración con la Escuela de Ingeniería Informática de la Universidad de Oviedo, lanzan el curso ‘Creación de aplicaciones 3D y Realidad Virtual con Unreal Engine 5’, que se impartirá todos los martes y jueves, entre el 14 y el 30 de mayo, en horario de 19 a 21 horas.

A lo largo de esta formación se realizará una introducción a las principales funcionalidades de Unreal Engine 5 para la creación de aplicaciones 3D y se profundizará en la programación de elementos propios de la Realidad Virtual, como los sistemas de movimiento o la interacción con las manos. Para este curso se utilizará el lenguaje de programación Blueprint, de Unreal Engine, y las gafas Oculus de Meta. 

Esta formación contará con un enfoque práctico y por proyectos. Para ello, es necesario un conocimiento previo de programación -variable, objeto, método-, pero no se requiere ningún lenguaje en específico, ya que la programación se realizará a través de un IDE visual. 

¡Ya te puedes inscribir en el siguiente enlace!

El error informático


En la tarde del 3 de febrero de 2022 me encontraba corriendo y oyendo música cerca del Río Nora (cosa que, no hace tanto, era casi ciencia ficción). Una notificación interrumpió la música: un compañero de trabajo envió un comentario sobre la votación de la reforma laboral que estaba teniendo lugar en el Congreso. Y, cuando saltaron las dos sorprendentes noticias, primero el transfuguismo de dos diputados y luego el error de otro, ante esto último yo dije: “Recurriendo al fallo informático en 3, 2, 1…”

Efectivamente: entre las cosas que se dijeron en aquellos momentos, y aún horas después, se habló del consabido error informático. La mejor coartada, la que se sigue usando por más que una y otra vez se termine desmontando. A nadie se le ocurriría, para enmendar una declaración pública equivocada, escudarse en “un error de vídeo” o cosa igualmente delirante, culpando de lo que uno hace a la herramienta que utiliza.

La Informática, sorprendentemente y por más que creamos lo contrario, sigue siendo desconocida. La sociedad sigue sin saber muy bien lo que es, y sigue sin saber para qué sirve un ingeniero en Informática. Y, como para mucha gente sigue siendo magia (y, no nos equivoquemos, lo sigue siendo para los nativos digitales), la Informática sigue siendo la excusa para todo. Instintivamente, “si yo no entiendo lo que pasa allí dentro, pues entonces casi nadie lo entiende, y puedo decir que ha pasado cualquier cosa, y prácticamente nadie podrá contradecirme”.

La sociedad sigue sin saber que los ingenieros en Informática, son, por poner solo un ejemplo, los únicos profesionales formados y entrenados específicamente en técnicas para entender el lenguaje y los problemas de cualquier persona de cualquier ámbito (ya sea medicina, derecho, artes, aeronáutica o gestión deportiva). Y, de la misma forma, la sociedad sigue sin saber que normalmente se puede comprobar si ha habido o no un error informático. Más aún; sigue sin saber que un “error informático” puede estar causado por un defecto físico en un componente, o un error humano en la programación, o un mal control de calidad, o una coordinación deficiente entre dos equipos, o una insuficiente definición de lo que se quería hacer. Todo esto son cosas muy distintas y con responsables muy diversos. Pero una acción mal realizada por alguien que, casualmente, usa un ordenador… no es un error informático.

Mientras la sociedad sigue sin entenderlo, el mundo avanza y no espera. Y en tiempos recientes hemos visto que esos sistemas informáticos que últimamente se vienen denominando IA han alcanzado, por una mezcla de desarrollo acumulado de software y de mejora en la potencia de cálculo, capacidades que abren la puerta a un mundo nuevo. Hoy, las IA parecen capaces de generar textos, imágenes, música o programas; y esto tiene visos de haber alcanzado un punto crítico en el que cada mejora se sustenta en la anterior y se queman etapas en cuestión de pocos meses. En particular, parece que veremos cómo se hace realidad una vieja aspiración: muchas tareas de programación pueden pasar a ser efectuadas por máquinas.

¿Qué va a ocurrir entonces con el error informático si realmente se produce? Los algoritmos en los que se basa la llamada IA son, en gran medida, “ciegos”; consiguen funcionar mediante puro entrenamiento masivo, pero no hay ningún motivo o cadena de razonamiento detrás de lo que hacen. Si una IA escribe un programa, y este llega a utilizarse, ¿quién será responsable de los fallos que pueda contener? ¿El programador de los ejemplos con los que la IA aprendió? ¿El fabricante del motor de IA que generó el resultado? ¿La persona que decidió utilizar ese programa? Si hoy en día la responsabilidad está muchas veces diluida, si los contratos de licencia del software rehúsan explícitamente hacerse cargo de defectos en los programas, y si existe aún una vergonzosa falta de regulación y atribuciones profesionales en el terreno de la Informática, me pregunto cuál será el panorama cuando el software se genere a partir de prompts por parte de usuarios finales. Creo que queda mucho por reflexionar y regular al respecto, y que la sociedad no puede permitirse ignorar por más tiempo el papel que la ingeniería informática tiene y el que debe tener. Vamos con treinta o cuarenta años de retraso.

Y ni el mundo ni los desarrolladores de IA van a esperar.

Agustín Cernuda del Río

La investigación en informática y sus posibilidades interdisciplinares


Al escuchar las palabras “investigación” y “experimentos” lo primero que se nos suele venir a la cabeza es la investigación en campos como la medicina, biología, química… Yo tampoco tenía muy claro qué era la investigación en informática hasta que me empecé a interesar por ello como resultado de querer ser profesora universitaria. He estudiado el Grado en Ingeniería Informática del Software y el Máster Universitario en Ingeniería Web en la Universidad de Oviedo, por lo que hablo únicamente desde mi experiencia. Antes de realizar las prácticas en empresa del Grado hablé con el grupo de investigación en el que trabajo ahora (HCI Group, perteneciente al grupo Computational Reflection de la Universidad de Oviedo) y les pregunté si podía hacer un proyecto con ellos. Este proyecto fue en colaboración con la asociación ADANSI y dio lugar a otro en el que estoy trabajando actualmente. El objetivo es realizar un sistema automático de clasificación de TEA (trastorno del espectro autista) en bebés utilizando los datos provenientes de un eye-tracker. El eye-tracking consiste en registrar y analizar movimientos oculares utilizando una herramienta llamada eye-tracker.

Dentro de la investigación en informática, yo trabajo en la Interacción Persona-Ordenador (HCI o Human-Computer Interaction). Este es uno de los muchos campos que se mezclan habitualmente con otras disciplinas fuera de la informática, por ejemplo, la psicología y la ergonomía. La informática, y por tanto su investigación, es interdisciplinar, y puede aplicarse desde la industria, hasta la medicina o las humanidades.

La interacción persona-ordenador es la disciplina que estudia el intercambio de información entre ordenadores y personas. Se estudia el diseño, implementación, evaluación y uso de sistemas interactivos, como pueden ser desde las webs de comercio electrónico tan utilizadas hoy en día hasta aplicaciones de diagnóstico, como la que mencioné anteriormente. Tras conocer el eye-tracking en ese primer proyecto, seguí utilizando esa técnica y posiblemente formará parte de los siguientes artículos que vaya publicando dentro del doctorado.

Hasta ahora he publicado un artículo en el que estudio una parte del diseño de una página web, en este caso la fuente tipográfica, para ver cómo afecta a la experiencia de los usuarios, por ejemplo, si leen mejor, o cuáles son sus preferencias estéticas. [1] Este artículo lo realicé durante el máster, que cursé por la rama de investigación. Para el trabajo fin de máster escribí un segundo artículo sobre las fuentes tipográficas utilizando el eye-tracker como modo de tener medidas objetivas, ya que en el primer artículo habíamos difundido la web que era el experimento por redes sociales, y muchas variables quedaban fuera de nuestro alcance. Actualmente sigo trabajando en ese artículo y ya formará parte de la que será mi tesis doctoral.

Tres años después de preguntar a los que ahora son mis directores de tesis por aquellas prácticas en empresa en el Grado, y a los que estoy muy agradecida, he conseguido un contrato predoctoral Severo Ochoa y puedo trabajar a tiempo completo en lo que me gusta. Recomiendo a todo el alumnado de grados y másteres y a las personas egresadas a probar el mundo de la docencia e investigación. Y con motivo del 8M, animo a más mujeres a seguir este camino de la investigación y a aquellas que no hayan iniciado sus estudios superiores, a probar la informática, ya que desde mi experiencia es un campo muy gratificante y en el que nunca se para de aprender.

[1]J. M. J. d. A. M. G.-R. D. F.-L. Sara Vecino​, «How does serif vs sans serif typeface impact the usability of e-commerce websites?,» PeerJ Computer Science, 2022.

Irene Cid, protagonista en Miradas Violetas


La decana del COIIPA, Irene Cid, es una de las 13 protagonistas dentro del programa Miradas Violetas de la ONG MásPaz. El próximo miércoles, 28 de febrero, Irene Cid será reconocida, junto a las otras 12 mujeres en una gala en el Teatro Filarmónica. Aquí puedes visualizar la entrevista previa.

Nueva victoria para los ingenieros en informática en el recurso presentado por Corriente Sindical de Izquierda en la Oferta Pública de Empleo del 2022


El 6 de febrero de 2024 , la sala de lo  Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, en la que se personó el Colegio Oficial de Ingenieros de Informática del Principado de Asturias anunció la sentencia favorable para nuestra profesión.

La sentencia ha desestimado un recurso presentado por la Asociación Sindical Corriente Sindical de Izquierda (CSI) donde impugnaba la Oferta Pública de Empleo (OPE) extraordinaria derivada del proceso de estabilización,en la que se modifica la titulación requerida para el puesto de trabajo de “Jefe de Proyectos Informáticos” pasando a ser la de titulado superior en informática, titulación más acorde a sus funciones. Consecuencia de ello es que se aprueba la Oferta de Empleo en la que se incluyen 4 plazas de titulado superior informático y 3 de titulado superior en telecomunicaciones, y no al revés como en la anterior convocatoria.

Esta sentencia es un precedente importante para el futuro, ya que reconoce la idoneidad de los Ingenieros Informáticos para ocupar puestos de responsabilidad en proyectos informáticos. Se trata de una victoria para la profesión y un paso adelante en la defensa de los derechos y competencias de los Ingenieros Informáticos.

El COIIPA, con el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia en el I.E.S. La Fresneda


Reivindicar el papel de las mujeres en la ingeniería informática y en las ciencias. Ese ha sido el cometido del Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos del Principado de Asturias, a través de su decana, Irene Cid, en la mañana de este viernes. Aprovechando el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que tuvo lugar el pasado domingo, el COIIPA ha aprovechado para llevar a cabo una serie de actividades divulgativas en el centro.

El alumnado de 2º de ESO, de 1º de Bachillerato y del Club de Ciencias del instituto escuchó atentamente las explicaciones. Allí se abordó a qué se dedica exactamente un profesional de la ingeniería informática y se abordaron una serie de aspectos relacionados con la inteligencia artificial. Se habló de modelos, del supervised learning y se utilizaron aplicaciones como Scatch o Machine Learning for kids, donde se llevó a cabo un modelo de IA basado en Pokémon.

Irene Cid destacó que “quisimos hacer hincapié en qué es la inteligencia artificial, por qué es tan importante y qué problemas resuelve”. Además, añadió que “hemos puesto ejemplos de los últimos avances en tareas como procesamiento de texto, reconocimiento de imágenes y creación de imágenes”. Para la decana de COIIPA, es importante celebrar jornadas como esta, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. “Ellos son la nueva generación, han de conocer esa parte de la realidad donde la informática y la ciencia son totalmente asequibles para las mujeres, tenemos mucho que aportar. Es para todos. Es algo que nos preocupa en el Colegio. Que se vea que hay mujeres al pie del cañón es importante”, apunta.

Con cifras de un 20% en las carreras universitarias de ingeniería informática, desde el COIIPA se buscan fórmulas para incentivar la presencia femenina. “La imagen de los informáticos aislados es irreal; colaboramos con todas las disciplinas”, apunta. Además, lanza un mensaje muy claro. “La informática va de resolver problemas y para eso las chicas y los chicos están igual de capacitados”, concluye.

Colaboración y conciencia, factores decisivos para combatir el cibercrimen


¿Existe una visión global de las ciber-amenazas sin limitaciones ni “etiquetas”? Es quizá la gran pregunta que nos hacemos todos los investigadores e ingenieros en ciberseguridad, y la respuesta ante este planteamiento es tajante.

Hoy en día no existe una plataforma global donde los proveedores y fabricantes de tecnología pongamos en común ciertos indicadores de compromiso; si fuera así, tendríamos la visión completa de la película, idealmente abierta a todos los públicos, y la humanidad sería consciente -de una vez por todas- de los continuos retos tecnológicos a los cuales nos estamos enfrentando.En Ewala, como proveedores de ciberseguridad y líderes en innovación en este campo en Asturias, podemos extraer datos de nuestros dispositivos perimetrales y arrojar un par de cifras sobre el TOP de amenazas detectadas en el último semestre, pero la realidad es que hay cientos de informes similares y todos acaban por representar una visión limitada a determinadas zonas de control. Como ejemplo ilustrativo, por nuestra parte liberamos anualmente un informe sobre fugas de datos obtenido principalmente del observatorio de fugas de información que hemos desarrollado, Karont3, que integra fuentes propias y fuentes externas, pero somos conscientes de que cierto conocimiento ha podido quedar fuera del alcance por falta de acceso a otros orígenes de datos.

No obstante, si en algo los diversos proveedores tecnológicos parecemos coincidir, y en mi pericia puedo reafirmar, es que las grandes oleadas de ataques acontecidas en los últimos 4 años han coincidido con eventos críticos a escala mundial. Como ejemplo de ello tenemos los ataques producidos en plena pandemia del COVID-19 (años 2020, 2021), con un amplio impacto en el sector sanitario mediante ataques masivos con ransomware, o más recientemente, el conflicto de Rusia-Ucrania (2022-actualidad), en el cual se han podido observar diversos artefactos de espionaje y sabotaje liberados en el Q1 del 2022, coincidiendo con las primeras maniobras de invasión al territorio ucraniano, tácticas de ciberguerra que poco a poco fueron expandiéndose más allá del área geográfica del conflicto armado. Finalmente, en medio del fuego “digital” cruzado, los MSSP también nos hemos visto afectados, cada en mayor o menor medida, pues los atacantes son conscientes de que somos los custodios de las llaves de los reinos: si pueden penetrar la infraestructura de un proveedor de servicios, pueden dar el salto hacia el cliente objetivo.

En lo que al Principado de Asturias se refiere, también nos hemos visto afectados por los acontecimientos anteriormente descritos: no debemos olvidar el tan mentado ciberataque al HUCA en plena pandemia, o el ciberataque al proveedor tecnológico ASAC, ambos acontecidos en el año 2021. Por otro lado, los usuarios particulares también se encuentran sometidos a diversas ciber amenazas disfrazadas de malware y estafas tecnológicas. En este sentido, el año 2023 cerraba con la alerta sobre la proliferación de la denominada “estafa del hijo” en Oviedo (extendida al resto de Asturias).Como en todo escenario en continua transformación el futuro se antoja incierto, y si bien podemos advertir que la cultura de la ciber-higiene ha ido ganando terreno en nuestra región, debemos incidir una y otra vez en la necesidad de seguir formando a las personas, hasta que no quede rincón sin proteger ni persona sin concienciar; de nada vale tener la tecnología más cara en nuestra organización si las personas no toman las suficientes medidas de seguridad a la hora de conectarse a una Wifi abierta, al entablar conversación con un presunto Brad Pitt escaso de fondos que dista mucho de la realidad, o al acceder a cierto contenido desde nuestro hogar y con un equipo BYOD que luego llevamos al puesto de trabajo.Nos encontramos en un momento en el que el negocio del cibercrimen es muy lucrativo, por esta razón, resulta imperativo que los “buenos” continuemos fortaleciendo nuestras alianzas y seamos conscientes de que necesitamos compartir más información entre nosotros para lograr un frente común de respuesta, negarse ante esta evidencia no es una opción.

Facundo Gallo, Head of Research & Innovation en Ewala


[1]

De la limitación del uso de la informática al Privacy by design


Todos estamos familiarizados, en mayor o menor medida, con el término “protección de datos”. Aunque gran parte de la sociedad no sabe con exactitud qué datos se protegen ni cómo, la aceptación de políticas de protección de datos ha pasado, de manera natural, a formar parte de nuestro día a día.

Pero esto no siempre fue así. Hasta llegar a la situación actual se ha recorrido un largo camino, donde la informática ha tenido y tiene mucho que ver. Yo siempre digo que el derecho llega tarde: regula una vez se ha producido un hecho, generado una situación o aparecido un problema. Y precisamente fue la informática la que, impulsando un nuevo escenario, dio origen a la regulación de protección de datos.

Tenemos que remontarnos a los años 70-80. El boom de los ordenadores personales y auge en desarrollos permitió la accesibilidad de la informática para el público en general, y abrió la puerta a la recopilación de datos de forma masiva por parte de Administraciones públicas. Comienza entonces a hablarse en el entorno jurídico (entre otros Stefano Rodotá) del impacto que la evolución tecnológica podría producir en las libertades, reivindicándose un nuevo derecho fundamental: la “Autodeterminación informativa” o derecho de los individuos a controlar sus datos personales.

En España estábamos algo más rezagados en cuestiones tecnológicas que otros países occidentales, pero os dejo un dato que si no conocéis os va a sorprender: nuestra Constitución (artículo 18.4) ya en el año 1978 menciona expresamente la informática en relación con la protección de datos: “La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos”.

El 28 de enero de 1981 el Consejo de Europa puso a la firma el primer convenio internacional jurídicamente vinculante en el ámbito de la protección de datos, siendo este el origen del “Día de la Protección de Datos”.

Las siguientes décadas la tecnología avanzó enormemente, transformándonos hasta la actual sociedad de la información. Y el derecho continuó, como no, yéndole a la zaga con diversa legislación, tratando siempre de solventar a posteriori las incidencias surgidas de su uso.

La información es poder. Los datos, antes y ahora, siempre han sido bienes valiosos. Pero por primera vez en la historia confluyen dos factores muy significativos: un inmenso volumen de datos disponibles y la existencia de tecnología adecuada para tratarlos.  Ahora no son solo Administraciones públicas quienes tratan los datos personales, sino todo tipo de entidades privadas con fines muchas veces desconocidos, oscuros y lucrativos. Se monetizan los datos y los usuarios se exponen a riesgos en cuanto a su seguridad.

Esta situación ha obligado – por fin- al Derecho a replantearse su perspectiva y a adoptar un enfoque preventivo y no correctivo. Prueba de ello es el Reglamento General de Protección de Datos, que obliga a construir la protección de datos desde el Diseño y por defecto, Privacy by design.

Esto, llevado al campo de la informática, supone que todo producto o servicio debe incorporar la privacidad desde el inicio del proyecto como parte propia del mismo, no como un añadido. La privacidad debe ser respetada al máximo, de modo que cualquier arquitectura debe centrarse en ella y construirse pensando en la protección total de los datos, mantenerlos seguros de punta a punta durante todo su ciclo de vida, así como visibles y transparentes en todo momento a petición de los usuarios.

Es un axioma que la tecnología avanza mucho más rápido que la norma, y desde luego es una solución mucho más razonable y eficiente implementar lo legal desde el diseño que limitar el uso de la tecnología como hacía nuestra Constitución. Yo personalmente espero que este enfoque persista y se extienda, ¿qué os parece a vosotros?

Desde el COIIPA te proponemos que ¡apadrines a un colegiad@! 


¡Queremos seguir creciendo! El Colegio Oficial de Ingenieros en Informática del Principado de Asturias busca continuar sumando nuevos apoyos, nuevos impulsos para que nuestra voz tenga más fuerza.  

Este es un mensaje para ti, que ya te has colegiado y que llevas un tiempo caminando a nuestro lado. Creemos que no hay nadie mejor que tú para contar lo que es el COIIPA y para seguir haciendo crecer nuestra comunidad.  

Por ello, te proponemos que apadrines a una nueva persona que se colegie en COIIPA. De este modo, tú también podrás contar con los beneficios que supone una nueva alta. No pagarás ninguna cuota durante un año.  

Aprovecha esta oportunidad hasta el mes de septiembre. Envía un mail a info@impulsotic.org con tu número de colegiado y el nombre de tu apadrinado. Continuemos dando pasos hacia adelante y sumando nuevos colaboradores para seguir desarrollando nuestra labor y actividades y eventos tan relevantes como ‘La hora del código’, la Olimpiada Informática de Asturias o la Semana de Impulso TIC.  

Si nos unimos, seremos más fuertes. Gracias a ti seguiremos creciendo y llegando a cada vez más personas. ¡Contamos contigo!